La adicción

¿Qué es la adicción?

Consumo repetido de una o varias sustancias psicoactivas, hasta el punto de que el consumidor se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo compulsivo de consumir la sustancia (o las sustancias o repite un determinado comportamiento) preferida, tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar este consumo o conducta y se muestra decidido a obtener las sustancias psicoactivas por cualquier medio.

Por lo general, hay una tolerancia acusada y un síndrome de abstinencia que ocurre frecuentemente cuando se interrumpe el consumo. La vida del adicto está dominada por el consumo de la sustancia, hasta llegar a excluir prácticamente todas las demás actividades y responsabilidades. El término adicción conlleva también el sentido de que el consumo de la sustancia tiene un efecto perjudicial para la sociedad y para la persona.

¿Por qué se desarrolla?

La sustancia y algunos comportamientos (juego, nuevas tecnologías, etc.) influyen en el cerebro y producen inmediatamente sensaciones agradables de bienestar, euforia o relajación pero sin llegar a producir saciedad sino más bien el efecto contrario, que lleva a repetir el consumo o la conducta, deteriorando el autocontrol y llevando a una serie de consecuencias negativas en distintas parcelas de la vida de la persona. Hablamos, por lo tanto, de un estado de necesidad biológica y de una dificultad para controlar la conducta.

¿Tiene tratamiento?

Sí. Con un tratamiento especializado la respuesta es muy buena. Se necesita de una intervención psicológica, médica o psiquiátrica y social. También se pueden hacer derivaciones o intervenciones desde Atención Primaria por lo que se puede consultar el problema con el médico de cabecera.

¿Cómo ayudar a alguien que sufre la adicción?

La persona que sufre adicción no solo es la que realiza la conducta adictiva sino también todo su entorno más cercano. Es importante trabajar la motivación para que se reconozca el problema, como aspecto fundamental.  Si existe ese reconocimiento, simplemente habrá que animar y/o acompañar a la persona con el trastorno adictivo a un recurso especializado. Si el problema no se reconoce, los familiares pueden acudir de igual forma en busca de ayuda en la gestión de la situación para animar al familiar hacia la rehabilitación o para que ellos puedan afrontar mejor el problema.

¿Dónde acudir?

La sanidad pública cuenta con recursos especializados en adicciones. También desde la atención primaria se pueden hacer derivaciones, si el médico así lo considera. Además existen asociaciones sin ánimo de lucro, prácticamente por toda España, que trabajan la adicción desde la ayuda mutua, con apoyo social y psicológico.

Anuncios